11 marzo 2009

gata de mi amor en agonía


adorable ifigenia, taimada gata de mi catre
te veo a mis pies hecha un ovillo de sarnas y gusanos
toda escaras donde antes fue la gloria de un pelaje
animal suntuoso de mis felices días
tu andar felino era el sol entero de mi casa
hoy te tengo en la retina, artrósica y lacerada


ya no guisaré atunes en la gran sartén del mundo
ni esperaré el swing visceral de tu maullido
se acaba este bolero ifigenia de mi alma

me llevo tu recuerdo como un botín tapiado
donde bailamos un tango para siempre
mi amada gata lírica hasta el tuétano
gata pútrida que engordas mi tristeza



27 enero 2008

Duraznos



la perfección de un durazno maduro
     su cuerpo opíparo parecido a un corazón
          su pulpa blanda, su olor crudo, su piel canora 
               que el tacto dice una promesa de dulzor
                    la amenaza de un bello mundo 
                         latente en la pequeña boca del pezón

todo eso debe completarse con hervores
     cristal de azúcar, clavo y canela
          porque un durazno perfecto y maduro 
               también puede ser un camino de arena
                    la desdicha de un atardecer amoratado
                         la infinita sed de un fruto agrio
                              para quien no entiende nada de duraznos
                                   como yo








24 noviembre 2007

soreto los pajaro kaga-dor

los pájaro me kagó la zabeka

estava eu al postre de poeta
pensoso mikrofíshiko hilarante
el justo el trischi el savio el todo-anti

los pájaro me kagó la zabeka

kantava el kalentón amor sim h
(kon tiki-taka ke todos mui bien facem)
sim deijar ke la babinha refalase

los pájaro me kagó la zabeka

me abujereó la tripa el coraçâu
dejome kulo al aire la linguaje
rabioso de kontento/ bien kagau

02 octubre 2007

soreto sa-kro

konsha: manual de usuario pa’monja

sor juana esfriega sua ka-xuxa i kanta
molha su konshita de elefanta
le da 2-20 em pose sakro-santa

konsha: manual de usuario pa’monja

sor clara koje flores por el kampo
koje sapo toro y dios qué tanto
adora el fuki-fuki hasta el llanto

konsha: manual de usuario pa’monja

sor ana endereita la vanana
suplica refucilos em la kama
ruega por nosotro kuando akaba

04 febrero 2007

soreto klima em nova euforia (by silvakov)

refreskate na radio 3 fronteiras

3:33 nu karibe sudaka
50 graus 115 de umidade
los perros sakuden la matraka

refreskate na radio 3 fronteiras

gurisas van chorreando la babita
enciendem tua zabeka sin tanguita
kual espejismos ke danzan na kalor

refreskate na radio 3 fronteiras

po’ëtas lanzam chamas por la boka
komo bobos papagaios kagam fuego
chicharras muertas neste inferno ciego

17 enero 2007

soreto astro-no-mi-ku (de silvakov)

a ciencia incierta dum país incierto

mamados nu final du krepus-kulo
volkados komo velhos kamiõnes
levar el ojo au kulo da botelha

la ciencia incierta dum país incierto

com visiãu ampliada até sãu puta
fikar mirando el kaos kósmiko
la matéria eskura uni-versal

la ciencia incierta dum país incierto

el vacío de bootes: la nada
de 300 milhones de anos luz
depois meterle joda até morir

20 diciembre 2006

soreto arte sor-étika (by silvakov)

la arte groteska du soreto

é um kocido vernakulear de tripa
kortada a intervalos (i)regulares
servido em flujo de bicha ferviente

la arte groteska du soreto

defec(a)ción du modelo kláshiko
ingerido com bostas cirkundantes
aplikado a tempos pos-terminales

la arte groteska du soreto

ridí-kula akademia de letras
estruktura de merda sobre nada
kual chancho ensartado em korsé

15 diciembre 2006

soreto k-ótiko

nu kaos veloz das 3 fronteiras

makakos volan em motokas lokas
kuras trafikam merka em ambulancia
po’ëtas decklaman bostas rokokó

nu kaos veloz das 3 fronteiras

aviones com parlantes vendem chípa
gurisas em bola repartem banderas
milikos borrachos jogam futebol

nu kaos veloz das 3 fronteiras

las bichas paren por el kulo
lo governo face bombas de merda
la arte é um imposível konto chino

12 diciembre 2006

soreto da negra ardente (by silvakov)

noichi de festa nu imperio da nada

la negra unta su kuerpo em karamelo
baila al zukuchán da kachaka hatã
toma kerosén kon sal koka e ron

noichi de festa nu imperio da nada

aciende um cigarro em sua propria kalor
se prende komo árbol navidenho
chiki-chiki baila la negra de fuego

noichi de festa nu imperio da nada

nosa zabeca se chena de estreshas
kuando negra bandida se konsome
e ciegos nos deija/ na eskuridãu

10 diciembre 2006

soreto du uni-verso imposível (by silvakov)

lo uni-verso imposível das koisas

estetikamente mais horríveis
ke koncha de javalí hembra em celo
kuspiendo pus em tua kama nupcial

lo uni-verso imposível das koisas

matemátikamente inensartables
komo enana loka kerendo trepar
e se sentar nu kurupí tembó

lo uni-verso imposível das koisas

gramátikalmente diskordantes
kemándote seso e entendimento
nu aksurdo inferno das 3 fronteiras


08 diciembre 2006

soreto da farsa po&étika (by silvakov)

la in-existencia de po&cía

na beleza das mininas pijudas
que andam na kalor das 3 fronteiras
vendendo el sokete semi-em-bolas

la in-existencia de po&cía

nesa karne tajiada a lo bicho
enchida de goma e chinchulín
globo de kk ke estora e babea

la in-existencia de po&cía

nesa farsa que es símil e metáfora
da merda gostosa servida em sorvete
que todos chupam gostan finjem as-ko

06 diciembre 2006

soreto kanto de kacike bululú (by silvakov)

terra sein mal das 3 fronteiras

perfeita inalterável porkaría
onde lo kanto brota komo pedo
e eu me faço la paja kontra u sol

terra sein mal das 3 fronteiras

de elefanchis amarelos voadores
e petisas de kulos rutilanchis
kual vaga-lumbres da noichi sein fin

terra sein mal das 3 fronteiras

onde elevo mis belas palavras
dulce vómito da briyanchi nada
pra você meu vero pai ñamandú

26 noviembre 2006

Prólogo a VENENOS, nuevo libro del poeta paraguayo Xorxi Kanexe

Poxiones Kanexianas

VENENOS, la nova inventaciãu de Xorxe Kanexe, mais que um libro de poexía é uma explociãu dentro de nostro linneal modo de pensar, dentro de nostra lógi-kaka oxidentada, dentro das nosas línguas, dentro de noso mesmito (sin)sentido. Como si lo autor se houviese propuesto facer tabula rasa en toda la fábula rasa de nuestra tradiciãu literaria y para-literaria la-chino-amerikana.

Em línea com lo Catatau leminskiano, VENENOS se presenta komo uma inmensa pregunta o komo uma mera hipótesis contra lo aksoluto. Pero a diferencia de Descartes, que em Leminski extravía su pienso ante lo inmenso deskonocido, y kuya estadía sobre la kopa dum árbol em lo nordeste brasileiro se konvierte en desvarío, Kanexe deskarta de ante-mano kualkier método para aprehender la humana-porkería-escencial, imponiendo mais bien um exercicio de duda kaótica que resulta numa eklosiãu linguístika y du sentido sein precedentes.

Com este textí-kulo, que indaga em lo rekóndito callando lo que dice por via del aksurdo y lo grotesko, y diciendo lo que kalla em su arriesgada apuesta formal, el autor parecería decirnos que el entendimiento está hecho de silencio, aprofundando así su aventura van(di)guardista, em la que se kuentam librakos poderosos como Stroessner roto (1989), Alegrías del purgatorio (1989), Papeles de Lucy-fer (1992) y La conspiración de los ginecólogos (2006), entre varios otros.

Xorxe Kanexe, digno Mitrídates del Ponto Paraguayo, reparte y bebe VENENOS de fabricaciãu kaseira que deixa a los bichos(as) kloqui-kloqui. Él permanece inmune al morchífero vivir/viver num uni-verso impreciso onde lo úniko unívoko son las inúmeras perspektivas sobre infinitos planos. Uni-verso que dekodifika com uma batería de rekursos (fragmentaciãu, collage, misturas morfo-(i)lógikas, misigenaciãu linguística e figuras de dicciãu variopintas) ya piloteados por Mallarmé, Pound, W.C. Williams, Carrol, Joyce, Konkretismo brasileiro & Cía., pero kolokando a la poexía em um trampolín-lín-lín ante la nada, para luego empujarla konfiriéndole toda la energía de su paraguayidad. Es entonces que la poexía-porkería kanexiana gana su gesto de salto (in)mortal, haciéndose juego, sexo, desmesura, velocidashi, guasada, pesimismo esperanzado, sabiduría guaranietépe y otros tantos bombazos karnavaleshkos.

Para este mundo poblado de surtidores de kaka, para el kretianismo post-terminal que hace de la NADA el mayor espectá-kulo de la tierra, Kanexe dispara pixikataxos, pixaxos, pixixí: BE-NE-NUS. Para nuestro nuevo-viejo (in)mundo, onde sólo lo imposible es viable: una poexía mais kosa que signo, mais guiso que sintagma: una poxión-poexía que hierve e se afirma en la negaciãu de sí mesma.


Marcelo Silvakov

Sukursal de Marte, octubre de 2006

28 octubre 2006

Catulo VIII -audio em latín kláshico-

audio

Miser Catulle, desinas ineptire,
et quod vides perisse perditum ducas.
Fulsere quondam candidi tibi soles,
cum ventitabas quo huella ducebat,
amata nobis quantum amabitur nulla.
Ibi illa multa tum jocosa fiebant,
quae tu volebas nec puella nolebat.
Fulsere vere candidi tibi soles.
Nunc jam illa non vult: tu quoque, impotens, noli
nec quae fugit sectare, nec miser vive,
sed obstinata mente perfer, obdura.
Vale, puella, jam Catullus obdurat:
nec te requiret nec rogabit invitam.
At tu dolebis cum rogaberis nulla.
Scelesta, vae te! quae tibi manet vita?
quis nunc te adibit? cui videberis bella?
quem nunc amabis? cujus esse diceris?
quem basiabis? cui labella mordebis?
At tu, Catulle, destinatus obdura!

13 octubre 2006

soreto kk (by silvakov)

la kk é lo karakú da po&cía

rara avis in terris 3 fronteris
po’ëta é urubú komiendo kk
de animal morto que komió kk

la kk é lo karakú da po&cía

de bicho humano que kome kk
kara kk kome marka kk
e kaga kk que animal kome

la kk é lo karakú da po&cía

animal que morre e kaga kk
kk que urubú po’ëta kome
e rara avis kaga soreto kk

05 octubre 2006

soreto a-po-k-eliptikó (by silvakov)

poka koisa sería a-po-k-elipsis

pijaso korto de deus nas 3 fronteiras
onde xoxotas fazem pororó
playing pingpong com kurupí tembó

poka koisa sería a-po-k-elipsis

um estornudo em nosa sopa kruda
um chiklechi katatau em la kalor
um fogetinho entre tanto reventón

poka koisa sería a-po-k-elipsis

soplame el baile com tu kataklismo
tomate um tereré con esta tripa
frotate la final nu meu infierno dios

03 octubre 2006

soreto de jesús maría e josé (by Silvakov)

anoite fui pasear em nueva euforia

entrei na diskoteque de jesús
dancéi toda la noite com maría
la mais kobra koral de las gurías

anoite fui pasear em nueva euforia

jesús me advertiu pra ter kuidado
eu dize que esa noite era la mía
que amor por la maría eu sentía

anoite fui pasear em nueva euforia

oro e teta dos nécios são cegueira
dijo jesús quando salí com la maría
que nu motel resultou josé

30 setiembre 2006

soreto zoo-político (by silvakov)

entre bichos um político é chancho

quem lo vota pelo que promete
é bicho burro pois lo ve delfín
e al oler kaka empeza a kakarear

entre bichos um político é chancho

quem lo vota por acomodaciãu
é cachorro manso que lame al chancho
e quando siente as-ko pide kaviar

entre bichos um político é chancho

3 fronteiras é chiqueiro belezura
com chanchoperros kojiéndose gallinas
que feito loros gritam: merda! merda!

27 setiembre 2006

soreto sein calcinha (by Silvakov)

la po&cía anda sein calcinha

na terra roxa das 3 fronteiras
va sacudiendo seu vestidinho
de aquí pra lá llena de ardor

la po&cía anda sein calcinha

perfumadinhos labios carnosos
nãu tem vergonha só quiere pija
nunca se cansa de querer mais

la po&cía anda sein calcinha

bomba de fuogo guaiaba tierna
su koncha al aire a todos da
mui muchas ganas de po’öetar

26 setiembre 2006

soreto klan-destino (by Silvakov)

ser klandestino é meu destino

po’ëta nas 3 fronteiras da po&cía
nau entrar no último senso ekonomiku
nau ter lugar em nei 1 antología

ser klandestino é meu destino

buscadu nus 3 lados eu me ubikuo
le toko um poko el kú a la polícia
e vuelo nas tetas da mulher du juez

ser klandestino é meu destino

eu viver de pasar tatú e papagaios
eu me cagar na lei de aduanas
eu ser 1 ciudadãu ejemplar

23 setiembre 2006

soreto cunilingüístico (by Silvakov)

uno lenguaje é uma forma de vida

nus estados hundidos das 3 fronteiras
noso sudakan way of life son palavras
crescendo na bosta como kukumelo

uno lenguaje é uma forma de vida

aquí lo bicho é humano e vice-versa
nosa fala é lo erro de outro error
cunilingüis fuki-fuki e alcoól

uno lenguaje é uma forma de vida

para nos um triángulo son dois lados
nosa filosofía é coito ergo sum
não rompan las bolas com poesía

22 setiembre 2006

soreto e-ko-no-mi-ku (by Silvakov)

nadie me paga por este trabalho

los k-pos das 3 fronteiras da po&cía
o sea lo ciego lo sordo e lo mudinho
me exigen dedicacião sudor e entrega

nadie me paga por este trabalho

atravesar pontes sobre ríos de merda
levar deskoncierto trazer pirañas
trocar merca por chipas ou naranjas

nadie me paga por este trabalho

bery fast dicen los viejos putos
e reclaman num inglés horrivel
que les devuelva ojo ouvido e kanto

19 setiembre 2006

soreto mitoilógico (by Silvakov)

eu vivo nas 3 fronteiras da po&cía

quien govierna lo lado a é sordo
quien manda no lado b é ciego
quien reina no lado c é mudo

eu vivo nas 3 fronteiras da po&cía

nu lado a los bichos te comen lo corazão
nu lado b las bichas te chupan la pija
nu lado c bichos(as) te roban lo cérebro

eu vivo nas 3 fronteiras da po&cía

día e noichi trabalho como formiga
levando esqueletos suspiros
engendros de coisas entre a b e c

17 agosto 2006

5 poetas paraguariensis (corte transversal en la poesía paraguaya)


Selección y prólogo: Marcelo Silvakov

En el mapa de la poesía latinoamericana, la poesía paraguaya ocupa un lugar incierto, un sitio imaginario cercano al vacío. Las fronteras parecerían morir en Elvio Romero, Moncho Azuaga y Mario Casartelli, en Josefina Plá, Hérib Campos Cervera, Susy Delgado, Ramón Silva y hasta por ahí nomás. Violentamente delimitado, este Paraguay poético terminaría en un provincianismo esclerosado y clásicón; con algún ímpetu neorromántico, a veces combativo, a veces intimista; más cercano a la chabacanería que a la raridad; de contados hallazgos en su moderna producción en lengua guaraní, cuya regla sería la repetición de la repetición de la repetición, y así hasta llegar a los inigualables cantos primeros del aváñe´é, el lenguaje-alma del hombre guaraní.

Pero ese Paraguay es tan imaginario como el Paraguay vislumbrado por cierta poeta argentina: Para mí Paraguay es un país misterioso, lleno de naranjas y dictadores y bellos habitantes que hablan guaraní (Clara Vasco dixit). Una imagen “poética” refractaria, con la que algunos “agentes” del campo cultural paraguayo buscan legitimar una producción desfasada en tiempo y lugar, dejando de soslayo una poética actual, más acorde a la imagen de un otro país. Un Paraguay no tan misterioso, con más narcotráfico que naranjas, más mafiosos que dictadores, y con habitantes no necesariamente bellos, que hacen del trauma de la diglosia terreno fértil para el yopará (mezcla de guaraní con castellano), una lengua dinámica, sin duda mucho más veloz que cualquier purismo.

De allí que con estos 5 Poetas Paraguariensis se proponga realizar un corte transversal en la poesía paraguaya. Así se pretende abrir las fronteras poéticas de un país no tan distante cuanto desconocido. Sin duda, estas cinco voces sintonizarán con las de sus pares sudacas.



Cristino Bogado
Asunción, 1967. Poeta, narrador y ensayista. Fundador y colaborador de diversas publicaciones, hoy al frente de Jakembó Editores y del blog Kurupi (www.kurupi.blogspot.com). Publicó La Copa de Satana (2002) y Dandy Ante el Vértigo (2004).


De Dandy ante el Vértigo (Jakembó Ed.. Asunción, 2004.)


El esperado e incruento final de nuestra señora de la Asunción

Disparen sobre Asunción a discreción a bocajarro
a placer a destajo ad honorem
sobre su triste y provinciana alma de arcilla
globos de agua naranjas huevos tomates podridos sueños etc.
Disparen, ya se desmoronan sus muelles, donde atracaba
la estulticia
se desgajan los palafitos
donde se guarecía el gato
afelpado de su inocencia
se retuercen las articulaciones
estertóreas de su congénita
arteriosclerosis espiritual
rechiflan las coloreadas
flatulencias que almacenaba
su gorda interioridad
Pero también
sean honorables y circunspectos
eleven el solemne canto del adiós
a su agonía grotesco-jansenista
fotografíen el momento sagrado
cuando la paloma políglota
revolotee sobre su mártir carroña
guarden respetuoso silencio
cargado de disparatadas imágenes
masoquistas
ante su frágil cenotafio
aguas abajo traqueteando
en una tempestad apoteósica y nula
No olviden su atareada
peregrinación a través de los reinos
de luz cegadora
del intermnable sueño de enanos deformes
oligofrénicos inválidos
inútiles en general
que llenó sus horas



Quantum de Antin
(Inédito)

Que las cosas vayan y no vuelvan
Que el tiempo horade el espacio
Que el cielo y la tierra nos
encierren en su ataúd de inmovilidad
Que las palabras reboten sobre los poros
Que los colores hiervan en los ojos
Que la memoria enloquezca y sólo
recuerde las agonías de los seres
Que la gravedad ceda y nos
adhiera a los techos del abismo sideral
Que la noche chille como un laberintodonte
Que el día duela desde el rosado védico
al rojo curie
Que el aire nos estrangule
Que el oxígeno nos envenene
Que los niños nos imaginen arañas o cucarachas
Que la tierra acelere su rotación
y seamos (sólo) mareo
Que los muebles expresen su odio
contra los glúteos con murmullos oscilantes
Que las ondas de radio y TV
lancen oscuras y fritadas amenazas de destrucción
Que el viento nos arranque las intuiciones felices
Que el frío congele a la pesadilla
a un exilio orgánico e insensible



De Tatu ro´o metafísico (Inédito)

Casi es un adverbio metafísico Casi metafísico o Casi ganador Casi hermoso Casi campeón Casi feliz Casi terminado Casi 18 años para la primera peli porno Casi millonario el día de navidad Casi por un número cenicienta en este cuento cruel Casi púber dice el erotómano para su camisa delante de la visión alada Casi casi el cazador con la presa definitivamente perdida Casi la muerte el orgasmo la pistola la bala en la ruleta rusa Casi viento la frescura del agua y de la felicidad Casi habita en una tierra de nadie que colinda con lo posible aún no frustrado por un lado y con lo posible Casi imposible por el otro Casi es una goma elástica que coquetea con la plenitud y acaba rechazando al fracaso Casi es el límite del paraíso la frontera del placer la gloria la grandeza la forma lo perfecto lo acabado la sustancia última la revolución el edén recuperado la libertad todo Casi me besa Casi le habla Casi me engañó Casi me moja Casi le quema Casi no suena escucha here comes the sun Casi compra el globo aerostático Casi rió en un ataque de locura Casi cayó en el vicio la inocencia en el mercado negro la especulación la generación Casi mau Casi mutante Casi pato Casi fu Casi gracioso Casi inglés Casi un bufón Casi poético

interludio rockero
los surfistas del ano
demolieron/levantaron/penetraron
los muros berlineses
del ruido y la locura

Por qué la sed y no más la naranja Por qué todos los días agua y sólo en feriados el alcohol Por qué judío milenario 6 días de sudor y trabajo y sólo el séptimo de descanso Por qué tantos caminos y una sola roma Por qué en la época en la que la velocidad atómica ha alcanzado el punto 0 aquiles sigue perdiendo ante la tortuga Por qué no la cursilería de cerrar los ojos a la alucinación de la tarde y hundirnos con los discípulos de saís en el sueño del corazón Por qué sólo la mirada de ella rima con tu incomprendida e intempestiva sonrisa

interludio publicitario
compre todos los instantes
a precio no future
y ganará la muerte orgásmica
del macho de la viuda negra



De viajar for away (Inédito)

Viejos cazando su infancia en las praderas del shopping

Esa apariencia de que están cagados en plata
Esa sensación de que para reír necesitan
arrugar la cara hasta el rictus del sollozo
Para hablar respirar con el afán de un alpinista
Para soportar la perpendicular de la vida
trabajar y torturar
Para beber agitar los brazos y las piernas
como remolinos de viento en una gravitación lunar
Para comer maniatar
la bestezuela caprichosa de sus estómagos
Para dormir
disfrazarse de Billy de Kid dirigiendo su rebaño a Morfeo Town
y para cantar o bailar
morirse



Montserrat Álvarez
Zaragoza, España, 1969. Estudió filología inglesa en la Universidad de Zaragoza, y filosofía en la P.U.C. de Lima y la UCA de Asunción. Publicó, entre otros, Zona Dark (1991), Cuatro poemas y un manuscrito (1993), la nouvelle Espero mi turno (1996), El Poema del Vampiro (1999), Underground (2000) y Alta suciedad (2005). Está radicada en Asunción hace catorce años.


De Zona Dark (Lima, 1991)

Ars poética

La poesía debe ser como el amor,
asunto raro de bichos raros de largos dedos
sensitivos
La poesía debe ser como el amor,
refinada y violenta
y que haga daño y muerda
sin llegar a romperse
ni a romper
Pero a veces la poesía debe llegar más lejos que el amor
y más lejos que todo
Y romper cosas



Vegetación miraflorina
(Los ricos también lloran)

Feas en su belleza uniforme pasean
con ropas relucientes a la última moda
Bajo el sol, el chillón
color de sus cabellos
es aún más amarillo
—ciegan, qué duda cabe—
Los suyos les darán
lógicos matrimonios,
planificadas vidas, besos planificados
Caerán los años sobre su bronceada
desnudez sin poesía
Envejecerán en medio de sus baños
sauna y de sus aeróbicos
Y un día enfrentarán en silencio el espejo
y clavarán sus ojos en los ojos de vidrio
Y ya será muy tarde para abrirlos



Circe


Parias con nuestra sangre han comprado los hombres
sus altas torres donde se guarecen
de vicios ancestrales
Somos las malas sombras de sus noches
Como extranjeros son en sus propias ciudades:
la vida que hay en ellos es la nuestra
porque para nosotros es que brillan las luces
y anuncia sus caminos el cemento
Para vivir jamás pedí permiso
para morir tampoco
y nunca me arrepiento de mis actos
Parias la fealdad de sus vidas compradas
de su legalidad y de su hastío
doblará sus espaldas arrugará sus frentes
Cuando no sirvan más los dejarán los suyos
al borde de una zanja como engranajes rotos
Los desprecio y desprecio su desprecio
Mi orgullo es alto como mis caderas
Lo alimenta el respeto de mis bestias,
mis animales bajo mis caricias
Ellos son mis hermanos / Los hombres no me importan
Morirán como mueren los esclavos
Yo seré interminable



De Cuatro poemas y un manuscrito (Revista El Augur, Asunción, 1993)

Tomates, tomates…

Tomates, tomates, hijos de la sangre,
grandes nabos, blancas
fibras de la luna,
espléndidos apios, locos de remate,
amo vuestra dulce vocación canora
de llenar de fauces más de mil y una
en la oscuridad de las altas horas.
De verdes anhelos está llena mi alma,
de jugo de berros, de sangre de palta,
de los entremeses, los engañabobos,
la lengua del pato, la boca del lobo,
el huevo del dodo y el del avestruz,
la vaca sagrada que hunde la testuz
en la fuente ansiada –la transustanciada
sangre de Jesús–
Abrid vuestras bocas hambrientas, hermanos,
al maná que blanco tiembla en vuestras manos
al maná de ciegos y de comedores,
al maná de cojos y devoradores
Abrid vuestras bocas hacia este futuro,
extended a él vuestros brazos duros,
que a nuestros estómagos enormes y magros
llegarán celestes, oleosos milagros



De Underground (Arandurã Ed. Asunción, 2000)

Tengo una serpiente

Tengo una serpiente entre las piernas
un enigma en la cara
un as en la manga
Tengo una serpiente entre las piernas
un nudo en el cuello
una aparente calma
Un haz de luces que desdeña
todo lo que los necios ven y piensan
Un alma que sueña y que sueña
Tengo una serpiente entre las piernas
que muerde y envenena a los vivientes
que emponzoña las pieles de las bestias
Tengo una serpiente entre las piernas
que anhela devorarte con su alma de fiera
Soy aquella que se yergue en las tinieblas
aquella que no posee sino sus garras y dientes
y pese a todo quiere poseerte
Yo soy aquella que desnuda se yergue
a la desnuda luz de las estrellas
y sobre los huesos de los muertos muere
Porque tengo una serpiente entre las piernas como un río
de fuego
como un tenue demonio como un callado cielo
Como un callado cielo



A una vieja

«¡las regularidades matemáticas me fascinan!»
–exclamó la rubia teñida
Y: «¡NO-NO-P EQUIVALE A P!» (con su ridículo «NO-NOP
» quería
decir «negación de negación de ‘p’»)
«¡las regularidades matemáticas me fascinan!»
–exclamó la vieja puta
Y: «¡En el logotipo de Benetton veo
una regularidad acromegálica, pitagórica, mayéutica!»
Yo le dije: «Vieja puta del Infierno
que serás coronada de laureles otras doscientas veces
es mejor que cierres tu boca barbuda
porque yo podría enfurecerme
y entonces
si te degüello de tripas a rabo
el cuello te saldrá por el cogote
PORQUE TU ALIENTO REDUCIRÍA A POLVO
los mástiles más altos de los barcos
PORQUE TU CULO ES DE AIRE ACONDICIONADO,
y tu boca,
una cochina máquina de vomitar libros
de malos versos malas artes mal aliento
VIEJA NARIGUDA
ay de ti si no aprendes a olerle el culo al Diablo
PORQUE A ESO ESTARÁS DESTINADA
una vez –una bendita vez–
que –¡destripaterrones! ¡desgarramantas!
¡CUERNOENPANZA!–
hayan callado las torpes loas de tus satélites,
hayan callado los cielos y la tierra, yo misma haya callado,
Y, FRÍO YA EL SOL, tus vanas glorias
se hayan evaporado como el hielo
AH EXTINCIÓN BENDITA DE ESTE MUNDO IMBÉCIL
AH BENDITA EXTINCIÓN DE LOS VENENOS
Ah, bendita extinción de la maldita sierpe
que, estéril ya, aún pare hijos
y, frígida, chilla en orgasmos fingidos
Bendita el águila y bendito el nido
de tu condena, enana yerta,
corcovada y negra
¡UF!



De Alta Suciedad (Eloísa Cartonera, Buenos Aires, 2005)

Alta suciedad

En estas negras calles se trasnocha
y se bebe aguardiente con las putas
No me baño hace meses
Sé que carezco de principios
y que frecuento los abismos
mientras vosotros yacéis
en limpios, decentes lechos,
entre lujosas sábanas, con la conciencia recta
Pero más celeste es mi corazón que el vuestro
En mi alma llevo versos, y no estiércol



Fredi Casco
Asunción, 1967. Artista plástico, ensayista, poeta. Expuso sus obras en diversas salas de Latinoamérica y Europa. Co-fundador y director de Ediciones de la Ura, actualmente edita la revista Wild. Publicó Ojos de Leteo (2000) y Antesala/ El mirlo literario (2001)



De “Antesala”/ “El mirlo literario” (Ed. Cuadernos de la Ura, 2001)

Antesala

Me encuentro en este interregno:
Una rajadura en el décalage horario abierto entre Lima y Asunción

Lima / Buenos Aires, adelanto dos casillas
Buenos Aires / Asunción, retrocedo una

En el camino, se me escurre el ser como si agua
por la rejilla de una bañera

ALGUIEN DEBERÍA ARROJAR LOS DADOS DE NUEVO

Mientras, la retina del sentido se esfuma
y el café sabe a vano esfuerzo por fijar
tu metamorfosis sudaria en Magdalena Magnética

de vestigio pendiente, en contestador automático
que repite a cadena perpetua

EL INFIERNO ES AUSENCIA



La casa neurótica

Éxtasis de pequeño artefacto
arcano menor / escondido
bajo montículo de omisiones
apiladas en un abrir y cerrar de persianas

La luz ingresó en polvareda
y descubrió restos de civilización gastronómica
de la noche anterior
Una mosca verde era Dios

El mobiliario exhaló entretiempo
cristalizado por el destierro sucesivo de palabras
(Casi) toda forma en adelante
se volvería inasible a la mirada.



De Ego Caos (Inédito)

La lira de Lord Feo

To Old Saint Nick


Te juro por lo que más me imposible, gringa diabla
que no me atreví a probar de nuevo una sola ristra de tu asco
Salvo yacer de nuevo bajo el absoluto chaqueño
— Oh belleza más extraña —

Quise en vano ampararme
en la inmunidad de tu matriz diplomática
hasta el día inexorable en que — ¡Ay, ay ay ay ay! —
te encontré sonriente y furada de amor
por el Cowboy brasiguayo & sus mensajeros del polvo
— Canta o no llores —

Luego vinieron sucesivamente, las sombras, los sombreros
y la serie inacabable de lapsus cunilingües
que extraviarían por siempre tus pecados
en la terra — colorada — de ninguem

And your eyes were full of stars, cielito lindo
You, my dearest night mare



AGUA CERO

A los inigualables ‘Negro Zoombón & The Zoombies in Love’


Encontrarla en un crepúsculo de mediodía
al resguardo de mediasombra deshecha
— Murmurar despacito ‘no más puertas’ —

Bordear los desiertos habituales
de un por-siempre-en-domingo ocaso
— Gritar con los pulmones ‘¡No más puertas!’ —

Volar hacia la vaga promesa de una isla
con los perros de la desgracia pisando nuestros talones
Y jurar por su dios que ‘no más puertas no más puertas no más puertas’
— No más puertas —

Desde entonces, amparados
por el (en)canto monocorde de cazadores de cabezas
celebrar cada mañana la intensidad diapositiva de un cielo azul lindante

Y es esta toda la noción de felicidad que nos cabe
— que no creas es poca —

Aunque en ciertas noches nos llegue débil el estremecimiento de los carnavales
Allí, donde volvemos una y otra vez en sueños
para sumarnos dócilmente a las ruinas multitudinarias de autómatas
que corean fragmentos desordenados de una zoomba antigua
y a mitad olvidada:

‘Ahora que llevamos el último vehículo adentro
ya no dejamos de oír el Gran ruido blanco’

(Apenas audible)
‘La estática de los futuros holocaustos’



De Baby Zoom (Inédito)

MARZO & SANSÓN PARAGUAYO


¿Como es posible
no haberla visto antes
- torciendo pescuezos gallinos -
entre la bulla filistea?

Los mercachifles de mitos
me estamparon en la falta,
una reproducción barata
de sus senos patrios.

Deja vu en negativo
Historia oval
Una tragedia retorna
con envoltura de olvido.

Pero esta vez, no blandiré
quijadas nazionanistas, ni derribaré
sus templos - de iniquidad tropical -
No da el cuero cabelludo, para casi nada.



LETEO


La humedad en los muros, un retrato antepasado,
la biblioteca revisitada
desde el verano por arañas.

Esa radio averiada, la tarde antes del abandono
transmitiendo en cadena - desde el ropero -
el óxido de sus transistores.

A escasos metros, amenaza de asfalto
bajo alumbrado público - garuado de insectos -
y perspectiva de ciudad mediada / por ausencias fugaces.

Algo pasa y es más como el olvido
Ocurre a veces el instante
en que la muerte se torna obsoleta.



Joaquín Morales
Asunción, 1959. Edita la página www.postumorden.com. Publicó Postales de Bizancio (1984), Poliedro o panóptico del mundo y despliegue de sus trampas, demonios y maravillas (1985), Historia(s) de Babel (1992), Sermo, Hurras a Bizancio y Musica Ficta (2005).



De musica ficta -semitonia subintellecta- (Ed. Jakembó. Asunción, 2005)

yegua de la noche o preludio sobre la inmaterialidad de las cajas de música

árbol superviviente en mueble sonoro,
voluptuoso trípode,
Pleyel, Steinway, Bösendorfer,
manual de instrucciones del trasmundo
su guión pentagramado
de casi con dientes ataúd lujoso,
tabla de perdición y muelle final de resonancia,
caja musical abierta al arte de tu mortalidad,
no pariente del piano de palabras,
versión hiperreal (dudosa) de la pesadilla de Moore:

relincho filosófico en sueño de scholar: sí,
pesadillas como textos,
proposiciones como mesas,

pero prueben a contar sílabas y patas
de una mesa cualquiera
(en este idioma claramente dos
y en todas partes casi siempre cuatro),
o hacer cantar un bosque, difícil son desde las tablas:
así también dar cuerda a tu ataúd,
resucitar canción de entre los verbos.



variación así en la tierra como en el cielo

De ore leonis libera me et de profundo lacu inferni

y el alma
(que en este poema concedo exista)
por el hondo león del abismo acorralada,
de sus bolsillos extrae pequeños lápices mordidos,
bolitas multicolores de vidrio,
y el papeplito arrugado con el sabio monigote
retrato de la vecinita de trenzas
que te gustaba tanto:

mínima cohorte que asiste y certifica
traspaso de dominio,
séquito de reflejos de resplandores de lo mejor del pasado,
ése del fondo de baúles de llaves perdidas
(y ese olor tan tuyo todavía en las ropas);

y el guardián de los abismos
él también es leoncito de peluche
mientras la siesta interminable en los corredores del cielo,
padres y madres y nubes durmiendo:
y el profundo abismo es un charco de ranas a cuerda,
y el rugido es tu risa perfecta
que el primer diente vacante perfecciona –
igual que en tu foto de niño escuelero

pero bien que estás allí, o estabas,
tan despojo, cosa muerta,
esperando que te cubran con la dignidad
que tanto has de necesitar,
y todos los cielos se contraen
en un rostro, en mi garganta,
los repelidos laberintos abisales
están aquí, sueltan sus bestias profundas,
y a los vivos (a los muertos verdaderos)
atacan



variación retórica mínima
Der Tod ist kein Ereignis des Lebens.

que te agarre la muerte en medio del café con leche,
a solas con la gloria de tu mejor medialuna;
que te agarre la muerte con helado a medio consumir,
y lo que resta, delicia de la mosca anónima;
que te agarre la muerte en calzoncillos,
plácido, indefenso,
rascándote el ombligo y la experiencia;
que te agarre la muerte con tu historia
poco florecida de fanfarrias,
casi todavía en plena afinación;
que te agarre la muerte tal tropiezo
en vals de maniquí de escaparate,
descompuesto el tres por cuatro,
el charol pisoteado;
que te agarre la muerte como en broma,
un empujón nomás hacia un costado.



De Hurras a Bizancio (Ed. Jakembó, 2005)

hurras a bizancio y graffiti en su honor, o thesaurus de orribili favelle y edén del gozador de la gaya ciencia y difícil arte de la Lírika, donde con grande copia de tropos y galanuras se declaran las glorias y meravillas de esta eterna ciudad de naranjos y de Flores, madre de ciudades y cuna de péa ha amóa, pitos y flautas, con las debidas licencias de los poderosos cuyas Reales Manos beso suyo afectísimo año del señor
MCMLXXXVI - MCMXCIII

por joaquín morales,
democrático autor nacional & tricolor,
de cuya pluma el selecto público
ya conociera [sic] otros éxitos editoriales
(¡pídalos a su canillita!)
____________
obra declarada
por el Supremo Dictador Perpetuo
de utilidad pública para
Colegios,
Seminarios,
Cuarteles,
Cárceles
y demás Establecimientos Ganaderos Patrios
_______
de venta en los mejores kioskos,
boutiques fashion
y
ómnibus interurbanos



De TRATADO DE [di]GLOS[S]AS SOBRE CLAUSULAS e ANALECTA DE diSCURSOS EXEMPLARES (Inédito)

Fragmento de Anstimmung: sermo de sénsibus et imayínibus

¿me sale bien, poetas, mi discurso?
¿aprueban ustedes, mis doctores, su andadura?

torrente que
regurgitará, no sabemos cuándo,
escupirá, parece que ya ahora,
vomitará, de a poco tensa el vientre y la garganta,
eructará, ya se nubla el horizonte de moscas ruidosas,
devolverá: ahí aparecen, panza arriba, como peces muertos
las canoas hundidas,
los esqueletos circunspectos, callados, taciturnos,
los discursos vitoreados por el medio,
descoyuntados y destripados por los hurras ortodoxos y a destiempo:
las víctimas
NO DEL SILENCIO
tan bien sabido y estudiado
SINO DEL VERBO
pleno y coruscante en la superficie
::aquí hay tripa gorda y buen relleno::
víctimas que esperan
pactar -- un postmortem político,
perdonar -- incendios intencionales,
conversar -- con pirañas devoratrices
adorar -- de meretrices las patrañas
ahora sentadas, quiénes y con quién:

¡¡¡...ayyyy...!!!
:perdí el [h | f]ilo de la sintaxis
sol tóseme el pi[o]lín:
en la noble románica imperial magnífica
silla curul de tacuara,
en banco de suplentes mientras
reparan el sillón presidencial,
lleno de mierda y moco y
honni soit qui mal ne pense...



Jorge Canese (o Kanese)
Asunción, 1947. Microbiólogo y poeta. Publicó, entre otros, Más poesía (1977), Esperando el viento (1981), Paloma blanca, Paloma negra (1982), Kantos del akantilado (1987), Stroessner roto (1989), Alegrías del purgatorio (1989), Papeles de Lucy-fer (1992), Indios-go-home (1994), En el país de las mujeres (1995) y La conspiración de los ginecólogos (2006).



De Papeles de Lucy-fer (Eds. De la banda. Asunción, 1992.)

Post-scriptum. ¡MÚSICA MAESTRO! La negra empezó a moverse. Ya otra vez. A sacudirse suavemente. A temblar. Empezó a correrle la baba por los cuatro costados. Empezó a gemir. A revolcarse, a morder, a morderme como loka. Y sí. Estábamos en eso, a punto de reventar con todos los honores, cuando de repente llegó la primavera. Interrupción. Y PREGUNTAS. ¿Qué me queda (por hacer)? ¿Qué me resta por descubrir/re-inventar, mi Lucy-fer querida? ¿Qué me espera? ¿Qué otra copa de m(h)iel me espera? ¿Negra? RESPUESTA. ¿Y? Daremos marcha atrás a la pesada maquinaria del ynfierno. ¿Bueno? Desbandarán las plagueonas con sus quejas. Revalorizaremos la envidia. Cotizará como nunca el odio. Con la gula y el opio construiremos catedrales, nichos que servirán de albergue transitorio a los mendigos; esos rotosos pordioseros, ladronzuelos y rateritos chuecos que aterrizaron por equívoco (vía purgatorio) en esta tierra; porque no tenían qué comer, qué hacer sino joder, qué mirar, qué maldecir y escupir. Y cachurearon, kulearon y raquetearon. Y clepto-robaron hasta el dolor y hasta el cansancio. De la hipotenusa y la lujuria, prepararemos locro turbio-espeso-espumante para oligofrénicos, tarados y lokitos sueltos de todas las comarcas. Con el miedo, el dolor y el espanto, derretiremos caramelos y yogurt, para que las hormigas nos demanden ante el tribunal supremo de los MONOS RESPETUOSOS. Y con las palabras y los colores –a-lo-Luque- reconstruiremos otra vez al niño que en ti habita(bah); para que no se diga que somos pesimistas. Super difícil. Pero prometo intentarlo. La próxima vez. Porque si no dicen (por nosotros/nosotras) que dijimos que al final no queda nada.



De Indios-go-home (Eds. De-Entrecasa. Asunción, 1994.)

Moraleja: Criar europeos con leche de camello de la mejor raza (ambos). Faenar a-lo-bestia. Mezclar con grasa de jabalí en celo y esperma liofilizado de ballena de buena procedencia (para darle cuerpo). Hervir la mezcla durante cinco siglos para que el nivel de ignorancia (in-crescendo) sea máximo. Venderle el engendro por toneladas a los yankis, a precio de mercado (no hay por qué robar). De no prosperar el negocio, derramar el menjunje en el río Paraguay para joderle a los kurepas. O en último caso, regalarle el embarque completo a los indios para que se empeden como-dios-manda y nos dejen de joder con la historia de que América es de ellos.



De La conspiración de los ginecólogos (Ed. Jakembo. Asunción, 2006.)

Teodolina. Hacía (como) mucho tiempo que había pasado la época del Xamán Xapucero. Apenas un vago muy vago recuerdo quedaba del héroe y sus descabelladas travesuras. Kaxike miró a Konxita que volaba con sus mejores (p)artes. La muerte florecía y las coincidencias (köinsidencias, como románticamente les gustaba pensar) fluían como callos rascados por el po´ëta. El po´ëta también era un vago-viejo muy viejo rekuerdo. Hasta los mundos habían cambiado. Tanto que se hacía difícil creer en las leyendas de los ginecólogos. Como si la vida se hubiera desmaterializado, pareciéndose más a los sueños que a la muerte. La ansiedad y el deseo animal habrían o hubieran debido mermar. Todo el mundo en bolas (y a los gritos). Sin educación. Sin tanta pantomima. Época de la Conspiración de los Ginecólogos. KXK estiró la mano y agarró una teta. Los calores subieron. Kon-X-ta entreabrió las piernas y se empezó a ir. Qué fácil, pensó: lo mejor de la vida es(tá en) Saber Morir. Metáforas eran las de antes. Así como decir como-quien-no-quiera-la-kosa que el sexo salvará a la especie.


Ministerio de la calentura. Koncha dijo y el cetro rompió. La última zanjita. El kaos se enlenteció. El hastío y la melancolía abarcaron casi todo. El trabajo como castigo se expandió y ocupó hasta los reductos más impensados. KXK xiöli fue el primero. Quiso ser patriarca, guerrillero, salvador, surrealista. Murió en el anonimato y la desolación. KXK xyke (pe) el segundo. Menos comprometido que comprometedor se abocó a los suyos tratando de evitarles lo inevitable. Criticoneando y sermoneando a full. Conoció a la (única) auténtica Xamana Xapucera andante y (calentón incurable) se enamoró de ella. Aterida de tanta iluminación sexótica murió dudando hasta de su capacidad curativa. KXK ky´á heredó el mando. No hizo gran cosa (fue lo mejor que hizo). Más conocido como KXK xiriki por su inveterada costumbre de darle duro y parejo al trago y a los trances. Hoy (el-K-suscribe) he heredado el sistema. Me llaman KXK ipshagüé, ambu´a, angaité. Alias Tembó.


Omanó takó-ari. Morir como los camiones viejos. Aun así no pasaba de ser una metáfora. Intoxicaciones de la palabra. La estampilla galáctica. Llegamos a la parrillada el Futuro. Nos atendieron en el traspatio. Brilló una parrillada completa, medio fría. Y cerveza para yerar. Parecía la última cena. Parecía el monte de los olivos. Amohapópe. A esa hora ya nadie podía pedir coherencia. Rebrotaba el indio. Candado. Era lindo. El recuerdo del mito andrógino más plausible. Autocomplaciente. Pacífico. Fundador de la civilización. Mejor que los grupófilos. Que los ascetas. Aun que los aristócratas. Exquisitos gua´u co-no-ce-do-res. A penetración constante. Los dientes se movían devorando la carne fría, mientras clareaba francamente.


Bombachita kunu´ü. Agacháte nena linda, agacháte che mamá, a ver si poro-al-descuido ta-ma´ëmi nde tatú. Takoari ñamanone, tamanomi che-kambá. Bombachita-a-motare amanoseté, ahechane hakure nde cuarto-ipyguiolado. Por siempre-ngo a consentí (vyroreí de las vyrezas), ahëtusé de las cortezas, ykere nde tatu´i. Maiteí cheve: peteí, la cabecita amoïro, el resto tembo-reí. Bombachita kunu´u, koanga añepyrü el baile con insistencia: anichéne la pendencia... che intrumento nderaihú. Las chifladuras tienen sus cosas, su mate amargo, su tereré lavado. ¿Erótica häu? Juro que me alzaré en enero. La concha del jabalí rompió el condón rutilante. Pobre tipo chera´a comentó Engelberta, la que siempre anduvo (obviamente) con la concha abierta.


Última cena. ¡Corten carajo! Ketchup. Moral. Hipocondría. Chau amigos, amigotes, cantantes, merodeadores. Nosotros somos lo(s) que somos. Somos la trampa y el vaivén. El trampolín después de todo. El cadáver putrefacto que se murió cogiendo. Chau morochos mocosos. Mulatas del porvenir. Angelitos traviesos. Y más allá de los cuerpos: un saludito a los curas y a los santos, a las putas y los pretendidos poetas. Que os coma el cuco. Que os arrulle el huracán. La última etiqueta. Este es mi cuerpo. Y es tu vino. Otro saludito último-pahagué a los monos, a las feas y a los maricas de toda laya, porque ellos (con toda seguridad) no entrarán jamás en el reino de los muertos. Idiotas solemnes: son inmortales. A todos vosotros pues: chau-ché, hasta jamás de los jamases, porque aunque procuréis como tarados no llegaréis a entender ni así de nuestro (maldito) idioma. Peikatunte anga chetelefoneáke, terapa emo´i ne-mensaje kontestador automátikope, ikatu uperö (anga che tiempope) porodevolveta la llanada katueteí. Cherenóike. Ani peneresarái. Terata-pa eiké-katu nderevikuaitépe peë añaraköpeguaré-partida. Poro´u-laya. ¡Vairos! Que ni pintados para prometer amores y revueltas que nunca cumpliréis. Epytá upépe. ¡Atrás!

05 junio 2006

Gloria de Luna Guerra


En Buenos Aires tuve un momento de gloria
que para mí fue una eternidad.
Una noche iba por Av. Corrientes
cantando entre dientes un bolero antiguo:
sin destino fijo, como el humo voy [Pedro Vega]
(porque siempre canto lo que siento
y esa noche me sentía una nube)
cuando tropecé con un hombre
que me dio en el alma con su olor animal.

Ahí nomás le dije: soy Luna Guerra y le invité un güisqui.
El tipo respondió que Dylan Thomas fue un gran poeta
que se escapó de la clínica para tomar 18 güisquis
pero que a él le gustaba la cerveza. [Edwin Madrid]
Yo, que no sé ni me importa quién es Dylan Thomas,
ni un segundo vacilé para entregarme al amor.

Subimos a su moto amarilla y salimos echando fuego.
Yo agarrada a su verga como náufrago a un maderón.
Dimos una vuelta al obelisco y entramos por Diagonal.
Hicimos Bolívar, Yrigoyen, Balcarce, Rivadavia y Bolívar.
Rodeamos Plaza de Mayo a 220, como un huracán: bruuuuuuuuuuuuuuuuummmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm
y desparecimos antes que la policía pudiese pestañar.

Bajamos por Brasil a toda máquina, hasta Defensa.
Trepamos a la vereda, cortamos Parque Lezama:
un parque de Buenos Aires, donde vaya si anduve... pastoreando, ramoneando... [Néstor Perlongher]
y levantamos por los aires la mierdobarrosa feria
que atrás quedó, como un inconcluso cuadro de Bosh.

La moto era la boca del infierno cuando tomamos Brown.
Yo apretaba mis piernas a las carnes de mi chongo,
me dejaba ir en los vahídos vertiginosos de la velocidad,
casi danzaba en el aire una cumbia rabiosa, cantaba
gritaba, gozaba, chorreaba lava, riadas de lava
en esa nave veloz: mi meteórico crucero del amor.

La felicidad sólo existe en una milésima fracción de segundo
y una fracción de segundo tardamos en llegar a Av. Mendoza
y de allí a Caminito, donde volamos por encima de las mesas
sobre turistas atónitos que exclamaron my god, mio dio, mein gott, mon dieu, mon dieu, la vie est là [Verlaine], y quisieron fotografiarme, sin éxito,
pues la felicidad viaja más rápido que la luz, y esa noche fui feliz.

Entramos con moto y todo al Samovar de Rasputín, en Iberlucea.
Una frenada perfecta junto al escenario me provocó otro orgasmo.
Entre gemidos y mordiscos dije “te amo”, y brotaron los aplausos.
Entonces sí, Luna Guerra agarró el micrófono y la noche estalló.
El pianista ciego dijo m, 2, 3... e inició un fascinante tarí-tará-tí-ta. Parecía la encarnación de Ray Charles en “You Are My Sunshine”.

Cuando me desnudé, bajó al escenario mi santa patrona adorada:
Janis Joplin, y canté con mi voz, con mi cuerpo, con mi sexo canté:
One of these mornings/ You're going to rise up singing Then you'll spread your wings/ And you'll take to the sky. [Heyward & Gershwin]
Me perdí por una eternidad en los laberintos de la música.
Mi cuerpo se hizo aire y mi mente estalló.
Después de sentir que la música entraba por mis pies,
rebotaba en mi cráneo, salía por mi boca y se extendía
como mano tierna o dulce humo entre las mesas:
mi voz tocando los cuerpos de un público incierto:
acariciar o golpear bruscamente: entrar por cada poro:
dentro del otro: ser otra música: en el mismo instante:
entonces supe que mi viaje sin fin llegaba al final.

Descendí, abracé y besé a mi supermotoquero.
Él se rió, me alzó, me lanzó al aire como una pelotita,
me atajó, me sentó en la nave y arrancó.
La maquinaria amarilla hizo brummm, brummm y despacito salió. A 20 fuimos recorriendo la ciudad:
La Boca, San Telmo, Montserrat, Congreso, Once, Abasto...

Toda enfeitada, enfiestada que estaba Buenos Aires.
Lucitas coloridas, chumbi-chumbi, baile y alcohol.
El cielo repleto de encendidos globos rojos, de esos que suben porque el humo es su alma y la candileja el corazón. [Fernando Vallejo]
Y así mismo yo, Luna Guerra, con el corazón en llamas
y el alma humeante, subiendo subiendo por amor.

La nave amarilla, flotando, atravesaba la ciudad.
Yo besaba suavecito, despacito a mi héroe final.
Le mentía, escurría al oído historias con desenlace feliz.
Barcelona, Sahara, México, Perú y un mundo tecnicolor,
todo esto cuya verdad escribo a sangre y fuego, querido lector: [Marcelo Silva]
escribo para que no me rompan dentro las cordas del corazón. [Wilson Bueno]

Buenos Aires, 2004

27 mayo 2006

Fragmento de Eklipse & Pequenhas Porkerías (Klixette*) -inéditos de Jorge Kanese-

X xi tudu foira pouko: PENTAGRAMA:
¡CÓMO NO SE ME OCURRIÓ ANTES CARAJO!

HODA Y HOLGORIOS DAS 3f
Kulo kururú kunu’ü del planeta.

Kuehê awewê: ¿konké se kome?

Amburgruesa + engrudonaif.
Milanesse sim ensalada.
1K – 1K ₪ KK.
Sexo en fleje korto.
Heptagrama mejor que penta
(hay que defender el estilo).
Tarovapartida poro’ulaya y Ké!
Tolerable: 50% de arritmia,
87.9% de desprolijidad,
KK y Q.lo a-sigúm la kara del kliente.

Meter em-mikroprosessador,
Armar tipo rompekabezzas.

T.Korto la-nata beibi.
Bom-bacha-¡u!-konxa
Vien bale su pixa.


* Klixette: s. Bostinhas. Nobu jèneru poiëtiku bersátil rekomendado para usu y abusu em territoirios ingüeroviáveis, tempus mortus e parlagem inestávles tipo 3f. Na-ke-ver com klítoris u outras desinencias e indessenssias genito-urinarias.

Vea + bostinhas en p3f

26 mayo 2006

Luna Guerra viaja en tren bala


para Diana Bellesi


Ayer crucé un campo de sombras en un tren blanco.
Viajaba para perderme en el vacío. Pero no.
Deseaba deshacerme en un tren bala, a 2000 por hora,
desintegrarme a la velocidad de la luz. Pero no. No estaba en Japón.
Estaba en Zárate. Faltaban 32 horas para llegar al Paraguay.

Olor a saliva, tabaco, fiambres, naranjas, vómito, orín y sudor.
Todo mezclado con cumbias, chamamés, polcas y guaranias.
Entre la gritería de mercachifles y borrachines patibularios.
En un calor de 52 grados, el Gran Capitán subía el país.
Yo sudaba y temblaba como John Malcovich en Refugio para el amor.

Pero de pronto ¡cha-cha-cha-chan! un tipo apareció ante mí.
Era más feo que Bukowski, pero con rostro aindiado, eso sí.
Medía como dos metros y hablaba ronco en guaraní
Yo ni palabra entendía, pero le sonreí: ji ji ji.

La atmósfera se volvió bermellón. El aire, como cargado de pólvora.
Yo sonreía y sudaba y temblaba. Hasta me oriné encima de la emoción.
El indio sonrió y musitó unas palabritas que no comprendí.
Respondí que viajaba para perderme en el vacío. Llorando le dije:
pero en esta nave no llego ni hasta los límites del vacío sin límites. [Beckett]

El indio tomó mi mano, me miró y con voz dulce dijo teiquirisi.
Me condujo como una sonámbula a través de la turba alborotada.
Subimos al techo del tren grotesco que, a paso de hombre, subía el país.
(Afuera iban los palmares y los gauchos muertos que cantó Madariaga.
Pero lo mío era una versión fantasmagórica de su Tren casi fluvial.)

Bajo un cielo púrpura abracé a mi superindio que dijo itsoquei,
lo besé y la música tronó más fuerte, ¡cachácachacáchacachácachacá!
y el miedo ce finit, y el indio me tocó, y le dije porquerías poéticas al oído,
como ser que me desnudara, que me chupara hasta los huesitos,
que me tocara los pavores, que me clavara en el aire y etc. etc. etc..

El indio hizo todo eso y etc. etc., sobre el techo de un tren en llamas,
mientras al costado, a la velocidad de la luz, pasaba el vacío.

Ciudad del este 2004

21 mayo 2006

CHAMAME (novela delirante en portuñol con guaranises). Novena entrega.

¡AHHHH! Me sube uma nostalgia pior que la tristeza cuando recordo aqueles días sem noites com meus colegas du Hotel Fantástico: lo Cholo, que se vino a pie desde Trujillo, sólo solito com sua zamponha, seu burro, sua bolsinha de poemas e mais nada; lo DJ Cachacón, que se vino de Asuncião com uma valija de CD´s truchos, decidido a triunfar nas discoteques portenhas; lo Zezão Pezão, que chegou da Paraíba com los botines nu ombro pra provar sorte no futebol e terminou tocando lo bongó e la tambora nu meu conjunto de chamamé tropical Los Chakembói. Depois estavan la Marta e suas gurisas, Lucy: la travesti boxeadora, e lo Bolita, que nei bien chegou de La paz se puso uno quiosquito dentro du hotel, onde vendía desde merca hasta curitas e inyeciones, quiniela, pan caseiro, salamines e libros de poesía.

Agora que estou mais morto que dios e lo único modo que tengo de voltar a la terraza du Fantástico é com lo recuerdo, me ataca uno sofrimento macho. Me entram unos deseos violentitísimos de tomar la máquina du tempo e voltar pra trás. Com muitísimo gosto pondría la tembiasakué culo pra cima e saldría echando putas, le gritando a la morte ¡CHAU CHÉ! ¡HASTA JAMÁIS DE LOS JAMASES! ¡PODRIDAZA!

Si eu pudese facer iso, te aseguro que hoje estaría muitu vivinho, escrevendo uma outra estória e não ésta que comenza nu momento em que me morro desa morte absurda e cursi da que uno sólo pode se morir nas mais piores novelas.

Nesta horizontalidade da maldita morte se me terminou lo agora e lo despois. Ya não tengo nei siquiera la desesperacião da espera. Nada. Ko´êro: apenas uno desejo au que estou condenado pra la eternidade. Ko árape: uma imovilidade estatelada onde nada mais acontece, nada mais pulsa. Nei lo pereré du corazão, nei lo tyrytytý du chamamé. Nada. Nei nada.

Solamente tengo lo recordo. Ñe´é morta. Virando em minha zabeca. Em círculos. Sin parar. Ñe´é morta. Dando voltas. Memória. Sin ko. Ñe´é morta. Sin ko´ê. Sin ko´êro. Sin ko´êmbuéramo. Ñe´é morta du recuerdo. Kuehé. Kuehé ambué. Tembiasakué. Ñe´é morta. Virando en círculos. Tumbýky-tumbýky. Sin parar. Ñe´é morta. ¡AÑAREKOPEGUARÉ!

Estou nu lugar sin lugar desta morte absurda que me quebrou la esqueletumbre: ¡CRAK! Muerto: morto: angué: com lo futuru kuruvikado: amarrado a la ñe´é du recuerdo. É deste aquí sin onde que te conto lo karakú da novela de mia vida. Perifoneo em meu idioma abstruso, com uma gramatica-í sin futuro, pra não faltar a la verdade. Te juro. Preciso te contar tin-tin por tin-tin la tembiasakué de mia asencião e declinio, sin errar nei uno centrímetro na memória, pra así contarte lo derrotero da música mais desenfrenada e triste du mundo todo: lo chamamé.

Não poso escrever la novela du futuru que gostaria. Algo num lenguaje críptico que eu ouviese criado pra lo bicho humano falar com los marcianos cuando conquistase lo planeta bermejo. Também não poso te contar la belezura da gurisa que nunca conocí, mas que eu pensaba que seguramente um día conocería. E lo mais pior, nei poso pensar, ya não digo facer tyky-tyky com mia cordiona de seis fileiras, nei siquiera pensar poso nu chamamé cyberespacial du futuro: esa música desenfrenada que nadie nunca imaginou nei imaginará, mas que eu sabía que un día inventaría pra arreventar las zabecas du mundu todo.

Opama katú la fiesta. Nestas profundezas da morte ya não poso criar novas formas de cha-ma-me-ce-ar. De suerte poso ouvir dentro da minha zabeca, sonando na radio du recuerdo, lo chamamé-tropical, lo tecno-chamamé: mias propias creaturas: lo chamamekué: mostritinho que hoye é furor nas discoteques, nas radios, na tevé, nus satélites mundiais du mundu todo, e que hoye lo mundu todo baila como si estiviese posuído pelu mesmísimo demónio: añá. ¡AÑARETÃMEGUÁ, CARAJO!


Chakemboi: cuidado la víbora
Tembiasakué: historia
Ko´êro: mañana
Ko árape: hoy
Pereré: latido
Ñe´é: palabra, alma, lengua
Ko: andar, vivir, estar
Ko´ê: amanecer
Ko´êro: mañana
Ko´êmbuéramo: pasado mañana
Kuehe: ayer
Kuehe ambué: antes de ayer
Tumbýky: trastumbo
Añarekopeguaré: concha del diablo
Angué: alma de muerto
Kuruvikado: hecho añicos
Gramatica-í: gramatiquita
Opama katú: pues se acabó
Chamamekué: antiguo chamamé
Aña: diablo
Añaretãmeguá: infernal

16 mayo 2006

Accidente de Luna Guerra


En México robé una bici rosa. Le puse espejitos en las ruedas, lucecitas de árbol navideño, un canasto con flores y un buen estéreo. Enganché atrás un carrito donde puse mi valija de cartón y una bolsa con todos los hallazgos arqueológicos para el Museo Luna Guerra. Había decidido volver, pero quería que mi llegada a Buenos Aires se diera como una verdadera entrada triunfal. Aunque demorase cinco años, debía cruzar Sudamérica en mi bici rosa y entrar haciendo zig-zag por Panamericana. El sol se hubiera detenido en aquella ciudad. Todos quedarían con los ojos fijos en ese cometa que llamarían “lunita veloz”. Sería la apoteosis de la fenomenología de mi ego, que algún día escribiré para después extinguirme, feliz de la vida, consciente de que en estos tiempos los verdaderos artistas no perviven más que un segundo… Pero no. Mi plan no resultó. La debacle fue casi inmediata. Ni siquiera llegué a Guatemala… Es que el carrito pesaba más que yo (casi el doble, creo), cosa realmente agobiadora cuando se trataba de ascender, aunque con pendiente favorable era una verdadera alegría. ¡Qué emoción! ¡Puro vértigo! Levantar los pies de los pedales y largarse con todo por una ruta mexicana de pendiente 43º. Entrar a pasar autos y camiones a una velocidad difícil. ¡Ni se imaginan! Me moría de risa pensando que así llegaría a Buenos Aires en un pedo… En eso venía anoche, bajando a todo trapo, con el estéreo y las luces echando fuego, cuando algo surgió de la oscuridad y lo quise esquivar y perdí el control y terminé colgada al borde del abismo… Ahora estoy en este hospital, triste por mi bici y porque ya no iluminaré, aunque sea fugazmente, la noche negra de Buenos Aires… Para colmo, el milico que me tomaba declaraciones me acusó de loca. Ahí sí que me hirvió la sangre y a la cara le arrojé: más loca será tu madre, hijo de puta. Y por eso estoy bajo arresto.

Hospital Central Ciudad de Puebla, 2004

12 mayo 2006

Honor al asno (Eugenio Montejo).

Como respuesta al poema de Luna y su burro Dios, Montserrat Álvarez y Cristino Bogado, a través de su blog Kurupi, me han arrimado este excelente homenaje a la especie burruna.


Honor al asno por la estrella
que su ignorancia nos alumbra.
Por la lenta soledad pétrea,
tan dócil y tan útil.
Honor al asno que lleva al poeta
a lo largo del mundo,
aguzando sus largas orejas
ante todos los versos,
cualquiera sea la música.
Honor al asno, a su baúl de mariposas,
donde guarda los golpes de Dios y los hombres
y no se queja nunca.


Extraído del libro Adios al sigloXX, Eugenio Montejo, Ediciones Aymaría, Caracas, 1992
PD: En honor a los frigoburros explotados cruelmente por la industria turística y, últimamente por la cultural, en la ciudad rapai de Paratí, pues esa ciudad se ha convertido en un lugar de cita literaria desde hace poco gracias a los beneficios de una inglesa estrafalaria que se ha instalado allí y cada año trae a stars literarios onda Martin Amis y Ian Mac Ewan. Claro, los burros con su heladera o frigidaire a cuestas curten todo el santo día sin recibir emolumento alguno, ni hablar de la famosa limosna turística, a sólo agua y yuyos, nada de asado de oreja de jaguareté o cerveza!¡Trabajan más de 8 horas, lo peor!

10 mayo 2006

CHAMAME (novela delirante en portuñol con guaranises). Oitava entrega.

*

La porta se abriu e de trás apareceu uno negrão de unos dois metros de altura vistiendo traje com galera color azul e ouro. Lo tipo, de tão pukú-pukú, demorou cuasi uno minuto em se inclinar hasta lo suelo e facer uma reverencia, como si quisiese nos mostrar lo camino. La Lucy pasou moviendo lo uquelele ¡sucundúm sucundúm! e sin se detener, mirando pra lo negro apenas por encima du ombro, como si ele fose uma mosca, nos apresentou.

Zezão Pezão (dijo la rubia com sua voz de eireté hê´é que a mí me ponía elétrico-elétrico), estes são lo Sinforiano Ortiz e lo Cholo, dois maravishosos músicos de shas que a partir de agora vão ser lo plato forte du Hotel Fantástico. A lo negro se le blanquiou lo rostro de uma oreja a la outra, como si sua boca fose se comer sua cara, e comenzou a repeter: Zezão Pezão: pra les servir, Zezão Pezão: pra les servir...

Durante lo viaje nu taxi espavorido la Lucy nos havía esplicado que lo Hotel Fantástico era coisa rara, algo así como la invensião dum outro mundo. Advertíu que cuando entrásemos deijásemos lo pasado afora du presente porque lo que lá dentro íbamos iniciar era lo futuro.

Nei bien atravesamos la porta, eu e lo Cholo sentimos uma patada nos huevos. Lo primeiro piso du hotel era uma mbaé verá guazú das raras artes. Uno espacio cuadrado, de unos ciem metros, com techos de vidrio, onde não havía nada que ficese pensar num hotel. Altas paredes brancas cobertas de cuadros pintados com merda de vaca, de hombre, de yacarés e bichos variopintos. Iluminacião bermeja e fumasa saliendo dus rincones, le dando a uno la sensacião de estar num verdadeiro inferno añarekó. Por toda parte, esculturas feitas com frutas e pedazos de fiambres: instalaciones montadas com bichos vivos: conejos: papagaios: chanchos: renacuajos... Num costado, uma imagen holográfica hiperrealista mostrando mulheres devorando hombres, nu meio duma selva: mulheres que depois se comíam entre sí, hasta que la última se comía a si mesmo...

¡AIAIAI! Vosé sabe que todo ese inferno añarekó era realmente de meter medo hasta a uno muerto. Tanto que eu, lo propio Sinforiano Ortiz, que nesa época era mais vivo e corajudo que lo supermán, temblei hasta lo karakú.

Te juro que eu ouviese salido disparando si não fuose por las tetas da Lucy: eses farolones que brillavam como dois kuarahy no medio das kuarahy´ã dese paisaje em descomposicião. Ouviese fuyido a toda velocidade si não fuose porque la rubia querendona me envolveu cuando empezou, com aires ñembofilosóficos, a explicar lo sentido da porquería. Tão lindo foi falando, falando, com sua voz de eireté he´ê que me ponia elétrico-elétrico, que me deijou tranquilinho, tal como si me ouviese cantado uno chamamé romántico.

Como uma doutora, la Lucy nos dijo, a mim e a lo Cholo, que lo que alí acontecía era uno museu du futuro. Entrar nele não sería apenas entrar, sinão ser parte duma entelequia artística. Em palavras dela, nesa tal de entelequia lo hecho estético acontecía na degradación ou descomposicião da mesmita materia da arte. Sua dinámica, realizada na fugacidade, sería sua imediata desaparicião. Toda uma conspiracião contra la forma como morte du instante. La obra de arte como uma porquería que todavía antes de ser terminada envejecía, se podría, emudecía, morría. Uma arte necrolática como alegato em favor da vida.

¡SISISI! ya sé que vosé estará pensando que eu não podía, nei poso, nei poderei nunca, jamais dus jamases, entender nei así du idioma da Lucy. Mas não é preciso que vosé pense tanto. É mejor que cierre sua boca barbuda, porque eu podería me enfurecer, e então, si te degüello das tripas au culo, lo pescuezo te saldrá pelo cogote . Mejor será que pongas teus ouvidos onde tuas orejas, e oigas. Pois vosé ya devería saber que eu sempre me importei apenas por la pu porã. Agora que estou morto, com mais razão. Pois la pu porã é carozo e au mesmo tempo pulpa dum durazno gostoso. Lo resto é viento que lo viento leva.

Mas la emocião que la Lucy me causou tentando explicar lo sentido da porquería como si me cantase uno chamamé romántico, não foi cuasi nada. Emocião mesmo foi la que me vino cuando comenzamos a subir la grande escalera de marmore blanco e de uno repente sentí uma purahéi explosiva que venía ¡CHUMBI-CHUMBI! baijando da terraza como uno incendio.

Me pareció ver las chamas que caiam como uma catarata, abrazando todo a su paso: ¡SHIKI-CHÍ, SHIKI-CHÍ, SHIKI-CHÍ, SHIKI-CHÍ! Lo grande fogo parecía empujado por uma bola de lata que baijava la escalerinha de marmole ¡TLA-TLA-TLA-TLA! picando em cada escalão e marcando lo pulso. Emcima de todo, entre chispazos, libremente danzava uma melodía alborozada ¡PIRIPÍ-PIPÍPI-RIPIPÍ-PIPÍ!

Cuasi caí redondinho ante esa purahéi tão desenfrenada cuanto lo chamamé. Cuasi me fui rolando escalera abaijo, com lo corpo encendido por lo fogo musical. Temblaron toditas las macetas de mi ser. Como si se me ouviesem afrojado unos parafusos, num lance de riesgo, agarré la Lucy por la cintura, le fice facer umas piruetas e exclamando ¡putaqueorpariu! ¡purahéi porã da são puta! la tirei pra arriba como se fuose uma pelotinha de goma, la atajé nu descanso da escalera, e alí mesmo comenzamos a danzar como dois desaforados.

Nu meio da danza, la Lucy me falou a la oreja que lo autor desa maravilha que se metía por meus ouvidos, por meus ojos e hasta por meus poros, era lo propio Dishéi Cachacón: mestre du ritmo, mburuvichá vanguardista da movida cachaqueira tecno-hard du caribe paraguayo.

Lo Cholo havía ficado num escalão, apenas mirando em seu estilo “quieto gato” que eu empezava a conocer. Mas de uno repente, não sei si se sentiu afetado por la música o qué coisa le pasou. Lo cierto é que agarrou sua zampoñita de tacuara e empezou a soprar e soprar uno gostoso yvytuí musical, siguiendo las inventaciones du DJ Cachacón:

mba´é ngururú
mba´é syryrý
mba´é sororó
mba´é chororó

Justo nese momento, nu medio da escalera du Hotel Fantástico, mientras eu danzava alocadamente com la Lucy au ritmo du DJ Cachachón, cuando lo Cholito empezou a soprar seu instrumento, aconteceu uma especie de contacto interestelar. Em mia zabeca foi algo así como si dois planetas chocasem nu bairro de La Boca. Se me acendierom todas las luces, ¡añamemby! todas las luces se me acendieron. Aí nomais larguei a la Lucy, agarrei minha cordiona de seis fileiras, me encomendé a noso grande pai Ñande Rú, a lo tata dios, a toditos los santos, e le entrei a sacudir chamamé y chamamé sobre cachaca tecno-hard...

Vosé não vai acreditar, mas ese sapy´ami ñembo ita verá em que eu abracei minha arrugada e comencei a tocar como si estiviese em piloto automático:

mba´é charãrã
mba´é pyambú
mba´é parãrã
mba´é guililí

ese sapy´ami michí, michimí, michí ra´ymi em que mia zabeca ficou virando e virando nu carrusel supersónico du chamamé cachaqueiro: ese cuasi suspiro, em que todo lo demais se me apagou como si eu ouviese entrado em coma 4, foi lo instante du nacimento da truculenta creatura chamada chamamé tropical, da cual eu, lo finado Sinforiano Ortiz, sou lo único, auténtico e verdadeiro pai. ¡AÑARETÃMEGUÁ, CARAJO!


(1) Em uno reciente mail-í, la escritora española-peruana-paraguaya Montserrat Álvarez me envió seu livro Underground. Parte du poema A una vieja, de dicho poemario, são los versos: “es mejor que cierres tu boca barbuda/ porque yo podría enfurecerme/ y entonces/ si te degüello de tripas a rabo/ el cuello te saldrá por el cogote”

Pukú: largo
Eireté: miel
He´é: dulce
Mba´é verá guazú: El dorado, la ciudad santa y brillante de los guaraníes
Añarekó: endemoniado
Karaku: tuétano
Kuarahy: sol
Kuarahy´ã: sombra
Ñembo: seudo
Pu: sonido, música
Porã: linda
Purahéi: canción
Mburuvichá: jefe
Yvytuí: vientito
Añamemby: hijo del diablo
Sapy´ami ñembo itá verá: instante de cristal
Michí: Chico
Michimí: Chiquito
Michí ra´ymi: hijo de lo chico
Añaretãmeguá: infernal


03 mayo 2006

Luna Guerra y su burro Dios


Quisiera que mi vida fuese un lago inmóvil, con un cerezo en medio,
pero no soy un poema muerto ni una postal de Bangkok,
sino una mujer bajando por la Ruta 40 en la caja oscura de un camión.

Pensaba llegar caminando a la Antártida. Pero no.
En San Juan compré un burro y lo llamé Dios. Pero no.
Mi sueño mayor era entrar en el Guiness: “Luna Guerra:
primera mujer en bajar por la cordillera de los Andes,
con un asno, y llegar caminando al continente blanco”.

Quería dejar este podrido mundo y afincarme en el hielo.
Criar pingüinos, montar ballenas, pescar atún. Pero no.
Los caminos de la vida son muy difícil de andarlos. [Omar Geles]
Y muy difícil fue subir a Calingasta, mi burro y yo.
Dos duros meses nos llevó andar 133 kms., ¡133!
133 kms. para nada andados, para mal andados.

Es que allí mi burro sediento tomó agua de una acequia,
después se arqueó, tosió, escupió tres veces y murió.
Entonces sí que la desgracia me comió el corazón.

Luna Guerra, quien llegaría caminando a la Antártida
con su silencioso y pensativo burrito Dios,
allí quedó, sola y desconsolada en medio de un salitral,
como una veleta, haciendo dedo hacia cualquier lugar.

Después me levantó este camión de frío, y aquí voy,
bamboleándome en su caja oscura, por la Ruta 40,
ciega y agotada entre fiambres y no sé qué,
soñando que soy un lago inmóvil con un cerezo en medio,
aunque sé que no es verdad y apenas soy una mujer.

Ruta 40, 2003

01 mayo 2006

A estrada do Monte - Madredeus


Powered by Castpost

27 abril 2006

CHAMAME (seudonovela delirante en portuñol con guaranises). Séptima entrega.


*

Lo taxi acelerou por Paseo Colón, subíu por Rivadavia, tomou Bolívar, depois Yrygoyen, Balcarce, Rivadavia e novamente se largou echando fogo por Bolívar. Así le ficimos uno moño rápido a la Praza de Mayo, que mi compadre lo Cholo quería me mostrar antes de nos zambullir na escuridão de São Telmo pra chegar a los fundus fondos de La Boca, lo bairro du clube azul e ouro dus meus amores. Seguimos hasta Brasil: viramos a la esquerda: baijamos a toda máquina hasta Paseo Colón: viramos a la direita: nos metimos em Brown: llegando a Brandsen, de nuevo a la direita: subir hasta Iberlucea: virar a la esquerda: facer apenas unos metros antes da nave se detener nu 532. Na frente de uno edificio mais antiguo que mia abuela, uno cartel facía tiqui-tiqui, deijando ler em palavras de lava ardente: HOTEL FANTÁSTICO - SIX STARS.

Eu estava que arreventava de emocião, com lo corazão retozando feito uno chamamé nu meu peito. Uno dus mais grandes soños de mia vida estava se faciendo realidade. Justamente, conocer lo bairro de La Boca e la Bomboneira havía sido lo motivo que me levou a juntar plata pra lo pasaje e corajem pra lo viaje, agarrar mia cordiona de seis fileiras e me subir nu trem branco chamado Grão Capitão, que me levantou em Paso de los Libres City e depois de mais ou menos tres días de viaje me deijou na Estacião Federico Lacroze.

Agora, reciém chegado a los Buenos Aires, eu estava alí, nu bairro azul e ouro dus meus amores, com lo sobolsi cheno de plata e lo peito inflado de orgullo e felicidade, baijando dum taxi espavorido com meu compadre lo Cholo e com la Lucy. La Lucy: esa rubia querendona que provocou aquele milagre milagroso nu trencinho fantasma. La mesma com la cual vosé, que sabe muito mais de mim que eu mesmo, e ya conoce meu caráter romanticón e cursi pelo cual me morí de uma morte súbita de amor no início desta novela, ya haverá maliciado hace rato que eu jamais dus jamases deijaría pasar oportunidade, despois que ela me mirase mborayhuhápe nu trencinho fantasma.

Mais se vosé también estava maliciando que eu não iba te contar lo que se pasou com la rubia mbarakayá-kÿrÿimi, fonte de minha maior inpiracião, que te trague lo culo du inferno. Si se te ocorre que agora que estou morto se me olvida contar los recónditos desta estória, lo karakú da novela de mia vida, que te coja lo Kurupí, pois agora mesmo amombe´upa la tembiasakué, pra arreventar lo chancho e te mostrar lo melhor du melhor du chamamé de todos los tempos.

Lo que aconteceu com la rubia querendona, foi que eu não perdí ela de vista nem uno segundo, nus 15 minutos que durou la improvisacião que com lo Cholo ficimos nu tren fantasma. De trás de meus antiojos negros eu ví ela me mirar muito mais mborayhuhápe cuando, feito uno ciego añarekó prodigio, comencei a sacudir los trapos da maravilhosa pieza General Madariaga, de don Ernesto Montiel. Ví como ela comenzou a mover lo corpo pra frente e pra trás, siguiendo lo compaso da música: le crecierom las pupilas hasta ficar cuasi mais grande que seus ojos: ficou paradinha discretamente num costado cuando lo bailongo explotou nu vagão: mirava pra mim e se relamía mientras marcava lo tempo com lo pie dereito. Finalmente, au me acercar a ela como uno mansito jaguapytã, com lo estuche de mia cordiana de seis fileiras cheno de pesos, dólares, patacones e hasta caramelos, vi que dentro de seus ojos havía 12.397 mujeres de cadeiras elásticas, todas elas queriendo danzar comigo uno bolero maroquero ou uno chamamé tropical.

Depois eu ví como ela, com grande delicadeza, abría sua carteira, sacava uno billete de 100 dólares e lo deijava caer nu estuche de mia cordiona de seis fileiras. Me deu uma desesperacião, umas ganas de le dar uno beijo em seu yurú-tembé carnoso e le inventar uno soneto chamameceiro, romanticón e cursi. Se me ocorreu que ela não acreditaria em versos de amor a primeira vista, venidos de uno ciego, e que melhor sería primeiro le demostrar que eu vía plenamente sua lindura. Debía le deijar bien claro que sin ela lo milagre milagroso da música, acontecido unos minutos antes nu trencinho fantasma, nunca ouviese sido posível. Então fechei los ojos, tomei aire e pensei forte:

oh rubia querendona que pagaste
muitu mborayhuhápe mia ceguera
eu poso demostrarte como era
mentira mero engaño ¡ciego un traste!

espero uno poema bien te baste
e não me vengas com que é zoncera
que iso se lo deijo a la mais fiera
pra vosé estos versos que ganaste:

92-62-90
son curvas que em teu corpo balancean
dejando mia zabeca que arrevienta

mias manos na cordiona pra que vean
que solo tua lindura viene a cuenta
e sin te ver lo chamamé se afea

Por sorte conseguí controlar lo impulso e não declamar em público lo soneto chamameceiro. Alguien podía se sentir estafado e ficar muito pochy-pochy. Faciendo uno esfuerzo guardei los versos na minha zabeca. A la rubia querendona somente le dije obrigado. Mas cuando me virei pra descender du trencinho ¡cha cha cha chan!: ela me agarrou pelo brazo e me dijo que nosa música la havía levado a uno lugar maravilhoso. A modo de retribucião quería nos ajudar a descender du trencinho fantasma a mí e a lo Cholo.

Quem sabe a qué lugar la música la havía levado a ela, mas a mí suas palavras me provocaram lo efeito de me sentir uno astronauta lanzado a lo espacio sideral. Se me hizo que iba pra arriba arriba dus cielos, numa nave espacial, a la velocidade da luz. Ví delante mío se cruzar pajaros, aviones, nubes e estrelas, hasta lo aterrizaje en uno lugar raro, cheno de marcianas poraité demais. Por último ví que eu baijava da nave e me ponía a danzar com las bichas, flotando em la no-gravidade, a lo ritmo de uma radio FM que tocaba chamame.

Así, flotando por unos segunditos, medio desorientado, fiquei logo despois du oferecimento da rubia querendona. Mas enseguidita me compuse e la abracé. Ela se rió mborayhuhápe e com uma voz de eireté he´ê que eu nunca havía sentido me dijo: eu sou la Lucy. Eu le dije que era lo Sinforiano Ortiz, correntino chamameceiro de nacimento e de corazão, e comencei a le contar todo que me havía acontecido desde mia chegada a los Buenos Aires hasta me encontrar com ela.

A la mesma vez que ela nos agarrou du brazo, a mim e a lo Cholo, e nos foi levando pra fora dus fundus fondos dus Buenos Aires, com todo lo cuidado e la delicadeza com que uma madre conduce a dois hijos, eu fui le contando cuasi todito este capítulo en detalle, tin-tin por tin-tin, sim parar nei pra respirar pra não faltar a la verdade.

Íbamos subiendo la escalerinha cuando cheguei a la parte em que eu me dou conta de que lo Cholo é uno cieguinho que ve muito bien cuando não le conviene e eu le digo que también quiero ser uno músico ciego, e juntos decidimos montar uma sociedade de ciegos gua´ú.

Na vereda da Av. Corrientes eu vi que ela ficava muito seria, com uma expresião de tristeza tão grande que me deu uno escozor na vertebral. Cheguei a pensar que ela iba nos deijar alí tirados, agora que sabía que veíamos muito melhor que muitus dus pescados mortos du trencinho. Por iso acelerei lo relato, pra chegar cuanto antes a la parte em que sua belezura se mete por meus ojos me provocando uno ataque de música. Tentei le explicar da melhor maneira posível como ela havía sido la causa de que lo chamamé empezase a virar ¡zuuummmm zuuummmm! em mia sangre como uno linfocito enloquecido. Le contei que por sua causa tuve que pelar mia cordiona de seis fileiras e deijar salir por meus dedos todo lo desbordante amor a primeira vista com que ela me trabajou lo corazão. Enseguidita, sin deijar que la coisa se esfríe, le zampé lo soneto chamameceiro. Alí mesmo, em lo cruzamiento de Paseo Colón con la Av. Corrientes, ela me deu uno beijo ruidoso e parou aquele taxi espavorido. Así comenzava nosa escursião hacia lo bairro du clube azul e ouro dus meus amores. ¡AÑARETÃMEGUÁ, CARAJO!


Mborayhuhápe: cariñosamente
Mbarakayá: gata
Kÿrÿimi: tiernísima
Karakú: tuétano
Kurupí: dios o demonio de la sexualidad. Hombre pequeño, de cuero escamoso, orejas en punta, con los pies hacia atrás y una verga que le da varias vueltas a la cintura. Esta última virtud le permitiría embarazar a una mujer a la distancia
Amombe´upa: les voy a contar
Tembiasakué: historia
Añarekó: endemoniado
Jaguapytã: especie de onza o pantera colorada
Yurú (Jurú): boca
Tembé: labios
Pochy: enojo, enojado
Eireté: miel
He´ê: dulce
Gua´ú: falso
Añaretãmeguá: infernal

24 abril 2006

Viaje al Caribe Paraguayo, II

Despois de uma incursião por tierras paraguayas, este blogui chamameceiro, lo mais importante du mundo todo, vuelve au ataque. Los estudos etnoilógicos, linguarísticos e musicológicus feitos na arena seca du Paraguay conformam uno acervo importantísimo que servirá como culo pra la conspiracião contra la boa literatura e lo bom gosto musical que neste blogui-blogui se viene desenvolvendo. Nus próximos días, los milhones de leitores desta página virtual poderán ver desparramadas nus textos algumas novas kakitas em guaranises, así como sentir que la música da uma virada hacia lo chamamé tropical, e inclusive hacia lo chamamé experimental tocado com bocinas de carros. Como dice lo Komandante Kanese: Ante la duda: arremeta siempre hacia adelante (sic). ¡E que se queme la peluca! ¡Añamemby!

17 abril 2006

Melodía para José - Lucky Bentos -


Powered by Castpost

Luna Guerra entra a México, DF


Entramos al DF como si la vida fuese una fiesta. Y lo era.
Atravesamos la ciudad en un descapotable rojo lleno de luces.
La nave parecía un plato volador o un prostíbulo sobre ruedas.
Fuimos como en cámara lenta, escupiendo un son atronador:
¡los marcianos llegaron ya/ y llegaron bailando rica-cha!
¡rica-cha rica-cha rica-cha/así llaman en marte al cha-cha-cha! [Ruiz Quevedo]

A la altura de la Zona Rosa ya teníamos detrás un carnaval.
Una confusión de banderitas, trompetas y trombones, máscaras
y atuendos arqueológicos, papel picado, tiros al aire y la gritería
de una gente oscura que decía: ¡VIVA DIOS! ¡VIVA DIOS!
y nos regalaba flores y aguardiente y pan y cacharritos.

Llegando a Reforma ya éramos transmitidos a todo el planeta,
vía satélite. Violenta facción terrorista entra a México DF a sangre y fuego,
decía Glenda Umaña para CNN en español.
Pero no Sra., no era terrorismo, era un carnaval a troche y moche,
se desataba a nuestro paso y la tierra temblaba, hecha un volcán.

Pero sepan que esta servidora nada tuvo que ver con el fenómeno.
Yo solo hacía dedo en la ruta cuando me levantó ese viejo loco
que me trajo a 180, en piloto automático, como si fuera dios,
en su auto rojo, con parlantes cuadrafónicos al mango,
cantando: ¡ayer la poesía se murió, hoy sólo resta bailar!

Ese viejo que al final nunca supe quién era, que decía ser poeta,
pero más bien parecía un forajido que iba desorbitado, alucinado,
drogado, armado hasta los dientes, arrastrando un jolgorio detrás,
y que cuando la fiesta terminó me abrazó, me besó y dijo:
cuidate lunita, sobre todo de la policía cuidate, mi amor.

Después se marchó a los tiros con la turba toda triste detrás.
Yo quedé más sola que un cactus, en pleno Zócalo,
oyendo en el aire vibrar el último bolero que cantó:
¡aunque el amor que se fue no volverá otra vez,
en mayo los malinches volverán a florecer...! [Ernesto Cardenal]

México, DF; 2002

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 2.5 Argentina License. More blogs about www.lunaguerra.blogspot.com.